La hiedra, manifestación de Dionisio en la naturaleza

hiedra

Junto a la vid, la hiedra es la planta de Dioniso, esta adorna y caracteriza a este dios de la mitología griega. Por todo esto se portaba la corona de hiedra en los rituales que se llevaban a cabo en su nombre. El mito cuenta que la hiedra apareció justo cuando nación este dios, con el fin de proteger al niño de las llamas que consumieron a su madre. La vid y la hiedra son hermanas que se han desarrollado en direcciones opuestas, a pesar de esto no se puede negar su parentesco. La vid es de naturaleza calurosa, mientras que la hiedra es de naturaleza más fresca.

El crecimiento de la hiedra es muy especial, en primer lugar surgen los tallos, luego aparecen las rectas hojas. A diferencia de la vid, la hiedra puede sobrevivir y fructificar en el invierno. Su necesidad de luz es mínima y puede destilar verdor aún en las sombras. La hiedra se desliza por el suelo, entre la hojarasca, para al final enrollarse en los árboles. El abrazo se asemeja al de una serpiente. La hiedra aplaca los excesos del vino, con coronas de esta planta se ceñían los dionisios en sus fiestas.

Leave a Reply